¿Cuándo acabará la Pandemia? La Bendición de No Saber

Escrito por Dr. Tony Miranda el 18 Jan, 2022 sobre Ayuda Pastoral

El blog de hoy fue escrito por el Dr. Tony Miranda, Presidente de la Convención Bautista Hispana de Texas y pastor de la Primera Iglesia Bautista en Austin, Texas.

Desde que la pandemia golpeó nuestra sociedad a principios de 2020, como iglesia hemos aprendido cosas que de ninguna otra forma lo hubiéramos hecho. Para algunos de nosotros, pastores y líderes de congregaciones, nuestra fe ha sido puesta a prueba en diversas áreas. Generalmente la iglesia ha sido afectada en las áreas de salud, asistencia, finanzas, dificultad para planear actividades, pérdida de miembros y pérdida de nuestros seres queridos.

Creo que cuando comenzaron a notarse los efectos del virus en nuestras iglesias, la mayoría de nosotros pensamos que el COVID estaría con nosotros sólo por unos meses y después todo regresaría a la normalidad; ¡qué equivocados estábamos! Hay veces que pareciera que la pandemia está por terminar cuando vemos que las estadísticas del COVID se tornan favorables, y después ese rayo de luz se disipa cuando los casos y los efectos de las nuevas variantes del virus aumentan junto con el impacto que esto genera en nuestras comunidades. Cuando nos dimos cuenta de esta realidad, comenzamos a tener preguntas de las cuales algunas de ellas siguen siendo las mismas hasta hoy día.

¿Habrá nuevas variantes del virus? ¿se necesitará otra dosis de vacunación u otra vacuna? ¿Tendremos que cerrar nuestras iglesias nuevamente o tomar nuevas precauciones ante el virus? ¿Cuánto tiempo más tendremos que esperar para regresar a la vida normal de la iglesia? La respuesta a todas estas preguntas es simple: No lo sabemos.

Como seres humanos nuestra capacidad de conocimiento es limitada y desconocemos el futuro. Pero el hecho de no saber las cosas no debe de ser un problema para los que creemos en la soberanía de Dios. Existe una bendición en no saber lo que Dios ya sabe y creer que él va a obrar conforme a sus designios. Cuando trabajamos nuestra fe, podemos entender cosas que el uso de la razón no nos brinda. La razón no se mueve, la fe crece; en la razón no hay duda, la fe vence la duda; la razón genera conocimiento, la fe genera convicción. La fe opera mayormente en nosotros en tiempos de incertidumbre que cuando tenemos la evidencia de lo que está por ocurrir. 

La historia bíblica de Sadrac, Mesac y Abed-nego nos ilustra una fe creciente en medio de la incertidumbre. Cuando estos tres hombres son confrontados por el rey Nabucodonosor para postrarse ante la estatua y así evitar ser lanzados al horno de fuego, ellos responden firmemente, “He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado” (Dan. 3:17–18; RV60). Muchas veces al leer esta historia pasamos por alto que estos tres hombres realmente no sabían lo que les iba a ocurrir. Ellos estaban confiando de que Dios los libraría del horno ardiente, pero “Y SI NO”, si en la soberanía divina Dios permitía que fueran quemados vivos en el horno de fuego, de cualquier forma, ellos no adorarían a esa estatua. En su respuesta vemos que su fe operaba en ellos de tal forma que sin saber lo que pasaría ellos experimentaban una confianza en Dios que no podrían alcanzarla si tuvieran la evidencia de lo que ocurriría. De la misma forma, si usted ve que algo está por suceder, es probable que no requiera el uso de su fe. Pero si no puede ver lo que vendrá, entonces su fe aumenta. Sin duda alguna, hay una bendición al no saber las cosas, porque es cuando más dependemos de Dios y experimentamos una fe más fuerte en él (2 Co. 12:10).

En este tiempo de pandemia Dios ha guiado a su iglesia día a día a confiar en Él. En medio del caos y la incertidumbre es una bendición no tener conocimiento del futuro, porque así es como nuestra dependencia se fortalece en el Señor y nos recuerda que él es el que nos sostiene cada día. Tim Keller escribe, “Dios es el único que te sostiene, ya sea que un ejército te persiga o que te encuentres acostado en tu cama. Dios sostiene cada respiro que das”. 

Sin duda, la iglesia ha tenido que confiar en el Señor en este tiempo de prueba, y después del COVID, su fe no será la misma. Y usted, ¿ha experimentado un crecimiento en su fe en esta pandemia? 

En StartCHURCH, sabemos que esta temporada ha sido difícil para muchas iglesias y ministerios. Incluso en medio de los tiempos en los que estamos, vemos que Dios continúa edificando Su iglesia. Ya sea que se sienta llamado a plantar una iglesia o necesite ayuda para hacer crecer sus finanzas o asegurarse de que su iglesia esté protegida legalmente, estamos aquí para ayudarle. Si podemos servirle de alguna manera, llámenos al 877-494-4655 o programe una llamada a continuación.

%programe-su-cita-cta%

No dude en comentar. Siempre apreciamos el buen diálogo. Sin embargo, moderamos cada comentario para asegurar de que esté en el tema y no sea despectivo a otros participantes. Le pedimos que mantenga sus comentarios breves y pertinentes al tema para que otros puedan beneficiarse.

Bendiciones,
Raul Rivera


Y reciba gratis el libro electrónico 10 Pasos Estratégicos para Plantar una Iglesia