15 Nov 2017

La Clave para Alcanzar los Sueños de su Ministerio

Raul Rivera

Las escrituras nos motivan a ser agradecidos y dar gracias por todas las cosas, en todas las circunstancias. Muchas personas, particularmente esta época del año, usan este tiempo para reflexionar sobre las bendiciones de Dios. Tal vez usted se haya dado cuenta que algunos de sus amigos en las redes sociales, participaron en el “Reto de gratitud por 30-días”. Este es un reto en el que las personas publican una cosa sobre las que ellos están agradecidos, por cada día, durante todo el mes de Noviembre.

Aunque tales desafíos son dignos de elogio, debemos de recordar que la gratitud es una actitud que sale de su corazón. Es un atributo que debería tomar lugar en el centro de nuestro carácter. Sin embargo, en esta ocasión, quiero plantearles un desafío, no a usted como un individuo, mas bien quiero presentar un desafío a su iglesia. No es un simple reto de 30 días para su iglesia, pero sí, es un desafío que nos llevara a examinar la actitud del corazón de su iglesia.

Llamados a ser sus manos y sus pies

Por definición, una iglesia es un edificio utilizado para adorar públicamente. Es un lugar utilizado para promover la adoración colectiva de un grupo de personas con ideas afines. Sin embargo, usted sabe tan bien al igual que yo que la Iglesia es algo más que un edificio. Mas bien, la Iglesia es el cuerpo de Cristo. Se compone de individuos como usted y como yo que han puesto su fe y confianza en Jesús. Y como discípulos de Jesús, somos llamados a ser sus manos y sus pies; somos llamados a continuar el buen trabajo que Jesús comenzó. Ser un discípulo de Jesús se trata más de la actitud de su corazón y no de las palabras de sus propios labios.

Lo más probable es que usted este muy consciente de las necesidades de su comunidad. Pero quizás usted no este muy seguro de cómo tratar las necesidades, o tal vez usted ha estado haciendo sólo lo que sabe hacer, pero su deseo es hacer mucho más.

Quiero utilizar esta publicación, para mostrarle que su iglesia puede servir como las manos y los pies de Jesús a la comunidad en una escala mayor a través de un Centro de Desarrollo Comunitario (CDC).

Persiguiendo el sueño de su corazón

Yo sé que muchas iglesias tienen una visión y la pasión para hacer algo más significativo en sus comunidades de lo que sus actuales circunstancias lo permiten. Tal vez el mayor impedimento para ellas en este momento son las finanzas. Los diezmos y las ofrendas por sí solas son sólo lo suficiente para cubrir las necesidades de la iglesia, y la idea de añadir más gastos potenciales es inadmisible en este punto. Una de las mejores maneras de complementar la visión que se tiene es a través de un Centro de Desarrollo Comunitario (CDC).

Estos centros (CDCs) son establecidos aparte de la iglesia. Por lo general son establecidos como corporaciones no religiosas y sin fines de lucro, pero aun pueden ser constituidas separadas como organizaciones religiosas y sin fines de lucro. El establecimiento de un CDC como una corporación no religiosa puede ser beneficioso, ya que puede calificar para becas concedidas por organizaciones que por el contrario no se conceden a una entidad religiosa.

En esencia, un CDC es una organización religiosa o no religiosa, sin fines de lucro, cuyos fondos están destinados a proyectos que ayudan a la comunidad a prosperar y crecer. El CDC tiene sus propios estatutos y su estatus 501(c)(3), y toma sus propias decisiones. Aunque la iglesia y los CDC son corporaciones independientes, el pastor de la iglesia aún puede servir como el presidente de la junta directiva de un CDC. Por otra parte, los miembros de la iglesia pueden servir como voluntarios para el CDC con el fin de que la organización opere y tenga impacto en la comunidad.

En resumen, ahora que sabemos un poco acerca de lo que es un CDC, permítanme compartir con ustedes mi historia al iniciar un CDC, con la esperanza de que les anime en su propia trayectoria. (También pueden hacer clic aquí para leer un artículo sobre el éxito de otro CDC).

A mi me ha pasado también

En 1999, mi esposa y yo estábamos viajando en camino casa en el sur de Florida desde Tampa. Durante nuestro viaje de tres horas, tuvimos una sección de ideas para extender nuestro ministerio, lo que ayudaría a incrementar la presencia de nuestra iglesia en la comunidad. Estábamos determinados a hacer algo más grande que nosotros mismos. ¡Queríamos hacer algo jamas visto en nuestra pequeña ciudad!

Después de una hora de soñar en grande, decidimos que íbamos a organizar el evento mas impactante e histórico en nuestra ciudad para el inicio del año escolar. En ese entonces nuestra ciudad de Clewiston, Florida, tuvo una tasa de desempleo de más del 25% durante los meses del verano, y muchos padres se esforzaban para obtener los útiles escolares de sus hijos. Decidimos realizar un evento que suministraría a todos los niños en nuestra parte del condado con todos los materiales necesarios para el año escolar.

Al instante nos dimos cuenta que el financiamiento iba a ser nuestro mayor reto, y que con el fin de tener éxito, tendríamos que involucrar a toda la comunidad. Después de reunirnos con los directores de las escuelas locales, nos dimos cuenta que el número total de estudiantes matriculados en los grados K-12 eran un poco más de 4,000 estudiantes.

Por lo que suministrar útiles escolares a muchos estudiantes se estaba convirtiendo en un gran reto para una pequeña iglesia de 150 miembros. Desafortunadamente, nuestra estrategia inicial para recaudar los fondos fue un fracaso. Resultó que redactar cartas y pedir donaciones no fue suficiente.

No fue hasta que mi esposa se reunió con el ejecutivo de una petrolera en nuestra ciudad que todo comenzó a favorecernos. Ella entró a su oficina pidiendo apoyo financiero, y en su lugar, ella recibió una hora de valiosos consejos. . . consejos que pondrían toda la cobertura de nuestro programa en el lugar correcto.

Mi esposa salió de la reunión animada y con una misión revitalizada, lo que ayudarían a que este proyecto fuera una realidad. En el transcurso de 21 días, ella recibió el respaldo del consejo municipal, los miembros de la comisión del condado, el superintendente del condado, y el alcalde de la ciudad. Una vez respaldados con el visto bueno a las solicitudes, pedimos el apoyo a la Fundación Wal-Mart y a la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo para concesión de fondos. También volvimos a visitar a las personas y empresas que al principio nos habían rechazado.

Entonces . . . ¿Cómo se alcanzo el plan?

Mi esposa logró convencer al consejo municipal que nos dejaran usar el auditorio de la ciudad de forma gratuita durante tres días. Nuestro plan de actividad se llevó a cabo el sábado antes del primer día de clases. El jefe de la policía local proporcionó presencia policial, y 12 estilistas donaron su tiempo para proporcionar a los niños cortes de pelo gratis (más de 800 en un día). Antes de que comenzara el evento, había una línea de más de 1,000 personas fuera del edificio.

Especialistas de los ojos y oídos de una ciudad cercana brindaron pruebas preventivas gratuitas de la vista y oídos, mientras que el departamento de salud se instaló para dar vacunas gratuitas. Más de 65 empresas, individuos y agencias gubernamentales patrocinaron el evento, y todos los que dieron al menos $250.00 se les permitió un espacio publicitario para anunciar sus productos y servicios.

Tuvimos más de 70 voluntarios de nuestra iglesia, otras iglesias y de la comunidad local. El alcalde y la mayoría de los funcionarios públicos locales hicieron apariciones públicas. Logramos recibir la lista de cada maestro con todas las necesidades escolares de sus estudiantes con el fin de lograr un buen comienzo para el año escolar. Cada estudiante que vino recibió útiles escolares sin tomar en cuenta su situación socioeconómica. 

Logramos recaudar más de $45,000.00 para el día del evento y servimos a más de 3,000 personas. ¡Incluso estuvimos en la primera plana de las noticias mas importantes de las 11:00! Nuestra iglesia ministró con oración y consoló a todos los que vinieron. ¡Este evento puso a nuestra pequeña iglesia en el mapa!

Conclusión

Mi historia no es una historia desconocida. He tenido el placer de hablar con muchos pastores que también se encontraban en algún momento dado en el lugar donde usted esta hoy. Pero ellos tomaron un paso de fe e implementaron las estrategias que diseñamos para ayudar a que su iglesia haga un cambio significativo con la presencia de sus CDCs en sus comunidades. ¡Esto podría ser su historia, también! Si usted tiene alguna pregunta sobre cuál es el siguiente paso, por favor no dude en llamar a nuestra oficina, al 678-830-2600 para que uno de nuestros especialistas le pueda ayudar.

¡Acompáñenos A Una De Nuestras Conferencias!

Click Here

No dude en comentar. Siempre apreciamos el buen diálogo. Sin embargo, moderamos cada comentario para asegurar de que esté en el tema y no sea despectivo a otros participantes. Le pedimos que mantenga sus comentarios breves y pertinentes al tema para que otros puedan beneficiarse.

Bendiciones,
Raul Rivera

comments powered by Disqus

Suscríbase a nuestro boletín

y reciba gratis nuestro libro electrónico 10 Pasos: Una guía paso a paso para el lanzamiento exitoso de su iglesia.

Acerca del autor

Fundador de iglesia, Conferencista. Autor. Director Ejecutivo. Raúl Rivera ha tenido una amplia experiencia en el área de formación de iglesias. Su actual empresa, StartCHURCH, ha ayudado a que miles de iglesias inicien correctamente. Raúl ha compilado una serie de manuales y herramientas de software que ayudan a las iglesias a cumplir con el IRS. Él también cubre mas de 35 conferencias a nivel nacional por año, entrenando a pastores sobre cómo lanzar al éxito sus iglesias. Raúl está casado con su esposa Genel, y ellos y sus cinco hijos viven en Atlanta, GA.