Encontrando Fuerza a Partir del 2020

Escrito por Nathan Camp el 24 Nov, 2020 sobre Administración de Iglesias

"2020".

A estas alturas, eso empieza a sonar como un adjetivo. Si algo se describe como "2020", es difícil, caótico y desconcertante. Y seamos honestos, gran parte del 2020 se ha sentido así. Desde la pandemia mundial hasta el malestar social y las tumultuosas elecciones, 2020 ha sido como ningún otro año. Todos hemos sufrido y hemos tenido más preguntas que respuestas. Y, para muchos de nosotros, como estamos a solo unas semanas del fin de año, es nuestro mayor deseo salir del 2020 lo más rápido que podamos y nunca mirar atrás. Pero, aquí está mi consejo al respecto:

¡Eso sería un gran error!

Porque es en estos días de pruebas, luchas, ansiedades y desafíos que, si nos tomamos el tiempo para verlo, Dios ha estado trabajando todo el tiempo. Ha estado haciendo lo que siempre ha hecho: preparar mesas en presencia de nuestros enemigos. Sobre esa mesa, Él colocó la paz que necesitabas cuando pensabas que el miedo se apoderaba de usted. O la palabra de orientación correcta en un momento en el que no sabía adónde ir. Quizás fue el aliento de un amigo. O la sensación de Su presencia que le permitió quedarse dormido con tanta ansiedad arremolinándose, dándole la seguridad de que Él finalmente tiene el control.

Cuando recuerde estas cosas, verá la verdad: ¡Dios apareció en el 2020! Para usted y para mí. Para nuestras iglesias y congregaciones. Sí, las luchas son reales. No se puede tomar a la ligera eso. Pero podemos, y debemos, darle mucha importancia a Jesús y su liderazgo fiel durante este último año.

Lo que sugiero que hagamos, incluso cuando comencemos a arrancar algunas de las páginas finales de ese calendario de pared, es tomarnos el tiempo para detenernos y reflexionar. Pausar y escuchar. Para permitir que Dios nos muestre dónde estaba, qué hizo y quién ha sido en su nombre durante este año. El verso "Estad quietos y sabed que yo soy Dios ..." se cita a menudo, pero la verdad es que rara vez se sigue. Creo que podemos perdernos donde Dios ha estado trabajando porque estamos demasiado ocupados trabajando nosotros mismos.

Pero, ¿y si terminamos este año de manera diferente? ¿Y si, antes de que nos encontremos tan apasionadamente con el Año Nuevo en busca de borrón y cuenta nueva, nos detuviéramos por unos momentos?

¿Qué pasa si, en esa quietud, le hacemos a Dios algunas preguntas susurradas:

  1. ¿Dónde estuviste este año?
  2. ¿Que has estado haciendo?
  3. ¿Qué me perdí que necesitaba ver?

Y luego, nos tomamos el tiempo para escuchar.

Supongo que Aquel que le ama te mostrará Su divina atención hacia ti, tus seres queridos y tu ciudad. Si hace una pausa lo suficiente, lo verá en historias que pensó que había estado ausente, lugares donde no sabías que Él estaba y escenas de tu vida que sentías tan solitarias. Notarás que allí también Él fue fiel.

Quizás ese momento de reflexión se podría pasar con un diario y un bolígrafo y, mientras Él te lleva a través de las historias de este año, puedes capturar Su narrativa. Quizás esto podría revelarle el testimonio del Señor mismo obrando en su vida.

Y tal vez, con cada historia escrita, puedas detenerte y agradecerle.

Agradézcale porque su iglesia aún avanzó y el evangelio aún avanzó.

Agradézcale porque todavía está llamado, incluso cuando los tiempos son difíciles (tal vez especialmente en los tiempos difíciles).

Dale gracias por tus victorias, que a veces parecían no rendirte.

Agradézcale por sostenerlo en formas que no había visto antes.

En todo lo que Él te muestre, dale gracias.

Algo sucede cuando nos detenemos y reconocemos a Dios por donde ha estado y nos negamos a seguir adelante hasta que le hayamos dado Su debida respuesta: la respuesta de un corazón agradecido. Recarga nuestra fe, nos inspira a soñar de nuevo y nos da valor para los días venideros.

La verdad es que no hay juicio en el que no estuvo presente. Lo que veremos y aprenderemos de nuevo del Señor es que Él estaba en ese valle, en la batalla, recogiendo nuestras lágrimas y siendo una "ayuda siempre presente en tiempos de angustia".

Y esa es la historia que quieres capturar.

Porque más de lo que querrás que tus comentarios de Facebook e Instagram te recuerden lo que sucedió este año, es este libro de recuerdos, páginas de la fidelidad de Dios, que puedes sacar una y otra vez en los años venideros.

Y al leer esas páginas, alzando los ojos, el corazón y las manos al cielo, se sentirá empoderado para decir: "Dios, eres siempre fiel. Siempre has estado conmigo. Puedo confiar en Ti a pesar de todo".

Amigo, Dios todavía se mueve. Incluso en el 2020. No se ve obstaculizado. No tiene miedo. No está confundido. Creo que Él está mirando hacia el próximo año, e incluso con Él consciente de las pruebas y luchas que se avecinan, Él está, con pasión en Su corazón, desafiándote a confiar en Su fidelidad. Él te está instando a que entres en este próximo año con las victorias de este año actual aún frescas en tu mente, sabiendo que Aquel que es fiel en el 2020 lo será en los días venideros.

Detente. Pausa. Escucha. Celebra y Avanza.

Ese es el camino de quienes no se perderán todo lo que Dios ha hecho en el 2020.

Cruzando la Meta del Año

Si nuestro equipo puede ayudarle de alguna manera, ¡le alentamos a comunicarse con nosotros!

Ya sea que necesite ayuda para comenzar su iglesia o ministerio con nuestro servicio PlanteFIRME, necesite los beneficios de un contable con mentalidad ministerial o desee descargar una copia GRATUITA de nuestra lista de verificación de fin de año, o algo más, llámenos al 877-494-4655. Para nosotros será un honor poder servirle.

%programe-su-cita-cta%

No dude en comentar. Siempre apreciamos el buen diálogo. Sin embargo, moderamos cada comentario para asegurar de que esté en el tema y no sea despectivo a otros participantes. Le pedimos que mantenga sus comentarios breves y pertinentes al tema para que otros puedan beneficiarse.

Bendiciones,
Raul Rivera


Y reciba gratis el libro electrónico 10 Pasos Estratégicos para Plantar una Iglesia