¿Cómo Tener Conversaciones Incómodas de Benevolencia?

Escrito por Christine Bove el 25 Jun, 2020 sobre Administración de Finanzas

Decir que ahora mismo están pasando muchas cosas alrededor del planeta seria como minimizar la importancia de estas situaciones. 

Nosotros sabemos que hay familias bajo presión. Sabemos que las comunidades de iglesias están batallando ahora más que nunca para mantener a todos los congregantes comprometidos. También sabemos que muchas personas están en su punto más bajo a nivel físico, espiritual, y emocional. 

En cierto modo, todo el mundo ha experimentado lo que actualmente esta aconteciendo alrededor de nosotros. 

Debido a la pandemia, ha habido un incremento exponencial de necesidades económicas. Aunque el cheque subsidiado del gobierno fue de gran bendición, todavía hay personas que están sufriendo en estos tiempos de crisis. 

Como ministro, ¿cómo está usted manejando esta situación? 

Usted emplea su programa de benevolencia y colabora con otras organizaciones alrededor suyo para prestar auxilio.

Usted Puede Ayudar, Pero No A Todo El Mundo 

La biblia nos enseña sobre benevolencia en 1 Juan 3:17-18 (NVI)

Si alguien que posee bienes materiales ve que su hermano está pasando necesidad, y no tiene compasión de él, ¿cómo se puede decir que el amor de Dios habita en él? Queridos hijos, no amemos de palabra ni de labios para afuera, sino con hechos y de verdad.

Esta es una descripción excelente sobre lo que el Cuerpo de Cristo ha sido llamado a hacer: servir el uno al otro con amor.

Es difícil decirle “no” a alguien que esta sufriendo angustiosamente o que esta necesitando ayuda, especialmente cuando somos llamados a apoyar a las personas y cuidar de ellas. 

Conferencia de Estrategia de Crecimiento para Iglesias

¡Reserve su cupo aquí!

El mayor inconveniente es que los programas de benevolencia tiene sus límites. No solo existen limitaciones financieras, sino también limitaciones impuestas por el IRS.

El IRS tiene pautas estrictas que rigen lo que se considera ingresos gravables y no gravables. La benevolencia dada por una organización sin fines de lucro es completamente libre de impuestos para aquel que recibe la ayuda. Quien reciba la donación de la organización sin fines de lucro debe carecer de recursos o estar en extrema necesidad de asistencia financiera.

Para comprender con más claridad acerca de quienes califican o no para obtener asistencia financiera, consulte las regulaciones y los códigos tributarios del Servicio de Rentas Internas (IRS).

La Regulación de Tesorería- Treasury Regulation 1.170A-4A(b)(2)(ii)(D), ayuda a definir quién es elegible para la benevolencia. Este reglamento define quién se considera "necesitado" y determina si una contribución de benevolencia no está sujeta a impuestos para el donante y el receptor.

Dice así: "Una persona necesitada es una persona que carece de necesidades básicas humanas, comprometiendo el bienestar físico, mental o emocional, como resultado de pobreza o calamidad temporal”.

Si bien usted estará en contacto con personas verdaderamente “necesitadas”, usted necesita entender que no puede ayudarlos a todos.

¿Cómo Tener La Conversación Incómoda? 

Existen validas razonas para decirle a alguien “no”. Bien sea porque no hay suficientes recursos en su presupuesto o usted no ofrece la ayuda que las personas están buscando, su “no” es valido y aún honrar a otros. 

Al decirle a alguien "no", usted necesita tratar a la otra persona con el mayor honor posible.

Nosotros recomendamos usar la Técnica del “Sándwich de Gracia”. Esto significa que usted comienza con empatía, dice “no” en el medio, y da esperanza al final. 

Podemos desglosarlo un poco más. 

Empiece Con Empatía 

Cada persona desea ser escuchada y que le presten atención. Cuando usted vaya a decirle “no” a alguien, hágale saber que usted le escuchó y que usted empatiza con su situación.

La empatía es diferente a la simpatía. La simpatía reconoce y justifica, no avanza para cambiar la situación. La empatía, por otro lado, reconoce el dolor y la realidad, pero no se enfoca en quedarse en un lugar. La idea es seguir avanzando constantemente.

Reconozca su realidad y su dolor. Valide la situación por la que ellos están pasando. Ofrezca compasión y entendimiento. 

Un ejemplo de empezar es:

“Estimada hermana Patricia,

Muchas gracias por aplicar a nuestro programa de benevolencia. Realmente nos entristece escuchar que su hijo esta pasando por momentos difíciles, afligido por sus conflictos y adicciones.

Hemos evaluado su solicitud de benevolencia para proporcionar dos meses de alojamiento para su hijo.”

Establezca Las Expectativas

Usted no podrá aceptar todas las solicitudes de benevolencia. Usted deberá dejar claro desde el principio que no se aceptarán todas las solicitudes.

Cuando explique su "no", entre en detalles del porqué.

  • ¿Por qué su solicitud fue rechazada?
  • ¿Fue porque están en su límite para el año?
  • ¿Es porque va en contra de las creencias de la organización?
  • ¿Es porque no son miembros?
  • ¿Es porque no se proporcionó suficiente información?
  • ¿Es porque la cantidad solicitada es demasiado alta?

Y la lista de preguntas continúa.

Usted debe ser muy sincero al explicar su rechazo. Es más fácil aceptar un "no" cuando se puede entender el alcance completo del porqué.

Para continuar con nuestro ejemplo anterior, un ejemplo al decir no es:

“Después de considerar cuidadosamente, no podemos cumplir su petición en este momento. Esto se debe a un par de razones:

  • Su hijo no desea cambiar su estilo de vida de uso continuo de drogas y alcohol.
  • No ofrecemos asistencia financiera para proporcionar vivienda a quienes padecen de adicción.”

Brinde Esperanza

Si bien usted no puede ayudarles a través de su programa de benevolencia, puede ofrecerles otros recursos o referencias a otras organizaciones para ayudarles.

Es mejor no dejar a alguien con las manos vacías después de rechazar su petición. La mejor manera de darle esperanza a alguien es darles pasos prácticos a seguir sobre dónde pueden ir o qué pueden hacer.

¿Cuenta usted con una lista de otras organizaciones que se especializan en lo que ellos necesitan? ¿Tiene usted materiales disponibles de asesoramiento financiero para enviarles? ¿Tiene un folleto que pueda ofrecerles?

Un ejemplo de dar esperanza sería:

“Aunque nuestro programa de benevolencia no proporciona vivienda para combatir adicciones, nos hemos asociado con varias otras organizaciones dentro del estado que están en mejores condiciones de servir a su hijo. 

Por favor, consulte la siguiente lista de organizaciones recomendadas que ayudan a personas sin hogar y con adicciones:

Lista de referencias

Mientras revisábamos su solicitud, oramos específicamente por usted y su hijo (por su nombre).

A pesar de que nuestro programa no puede brindarle la ayuda que usted necesita, nosotros servimos a un Dios que ampara y que abre puertas de oportunidades para usted. Estamos orando que Dios provea para usted y su hijo.

Si usted tiene mas preguntas acerca de nuestra decisión o las referencias que hemos proveído, puede llamarnos o enviarnos un correo electrónico a nuestra oficina de la iglesia.”

Usted puede finalizar la carta o la conversación después de la lista de referidos y la oración. 

Cuando Usted No Pueda Ayudar, ¡Ore!

El mejor instrumento para brindarle esperanza a alguien es a través de la oración. Usted puede emplear el ejemplo anterior como formato para escribir una carta o entablar una conversación. 

Es importante cerrar la conversación en oración. Dios es la mejor fuente de esperanza.

Al ofrecer orar por alguien demuestra que usted verdaderamente se preocupa, aun cuando usted no pudo contribuir a sus necesidades inmediatas. La oración también puede traer transformación verdadera. Dios provee en maneras extraordinarias; nosotros solo debemos pedir por ellas.

Ya sea que usted esté negando una aplicación por medio de una carta o hablando con la persona directamente, la técnica del “sándwich de gracia” es la mejor forma de honrar a alguien que usted esté rechazando. 

Vivir en un estado de confianza hacía los demás es una experiencia humilde. Es posible edificar y alentar a aquellos a quienes usted sirve no solo por lo que brinda, sino la manera como lo comunica.

Ore por ellos y ofrézcales recursos de lugares a los que ellos pueden acudir. Nosotros hemos incluido una plantilla que usted puede descargar. Use este documento para enumerar sus organizaciones asociadas con la respectiva información de contacto para que pueda tener información relevante que usted pueda proporcionar cuando sea necesario.

Es posible que usted no pueda ayudar a alguien, pero eso no significa que otra persona no pueda hacerlo.

Un Recurso Completo Para Establecer Su Programa De Benevolencia

Como el Cuerpo de Cristo, estamos llamados a responder a las necesidades no solo de aquellos en nuestras iglesias, pero también aquellos en nuestra comunidad. Aunque  pareciera que actos de benevolencia y de generosidad son parte del ADN de la iglesia,  es común que muchas iglesias no cuenten con un plan minucioso al ofrecer benevolencia.  

Cordialmente le invitamos a que no avance solo en el ministerio, hemos apoyado a muchos ministerios a que puedan posicionarse a incrementar sus finanzas y poder ofrecer ayuda de benevolencia a sus comunidades por medio de estrategias de crecimientos presentadas en nuestras conferencias y el servicio de contabilidad  que cada organización debe de tener. Esperamos servirles, será una bendición. 

¡RESERVE SU CITA HOY!

Presione Aquí

No dude en comentar. Siempre apreciamos el buen diálogo. Sin embargo, moderamos cada comentario para asegurar de que esté en el tema y no sea despectivo a otros participantes. Le pedimos que mantenga sus comentarios breves y pertinentes al tema para que otros puedan beneficiarse.

Bendiciones,
Raul Rivera


Y reciba gratis el libro electrónico 10 Pasos Estratégicos para Plantar una Iglesia