7 Pasos A Seguir Para Tratar Con El Duelo Pastoral

Escrito por TJ Hawkins el 06 Aug, 2020 sobre Palabras de Aliento

Esta semana en todo Estados Unidos, miles de pastores recibirán innumerables llamadas, mensajes de texto y correos electrónicos de sus congregantes y sus comunidades pidiendo su ayuda. Recibirán solicitudes de oración, asesoramiento, apoyo financiero y alimentos. También, muchas personas van a pedir que sus pastores los visiten en medio de la noche para apoyar a aquellos que enfrentan situaciones trágicas como enfermedades y la muerte.

Sin embargo, cuando llegue el domingo, se espera que el pastor suba al púlpito con una sonrisa en la cara con un mensaje de esperanza y fe que compartir, todo mientras soportan las pesadas cargas de los miembros de su iglesia.

Sin embargo, ¿qué sucede cuando el pastor es el que experimenta aflicción o la pérdida de un ser querido? ¿Cómo lleva el pastor a las ovejas heridas cuando también él está herido y sufriendo?

Es fácil olvidar que nuestros ministros experimentan las mismas temporadas de sufrimiento y pérdida que nosotros. Sus experiencias de duelo a menudo se intensifican, ya que simultáneamente llevan muchas de las cargas espirituales y emocionales de sus congregantes.

¿Cómo se puede involucrar un pastor que está experimentando una pérdida en un ciclo de duelo saludable mientras continúa liderando su iglesia con éxito?

Esta es una pregunta con la que he ayudado a muchos pastores afligidos a responder por sí mismos y a sus familias. Me gustaría tomar unos minutos y compartir siete pasos que los pastores pueden dar durante el proceso de una temporada de duelo.

1. Comunique A Su Iglesia Sobre Su Duelo

Como pastores, es fácil para nosotros predicar que debemos soportar las cargas de los demás, y que practicar la vulnerabilidad en nuestra comunidad debe ser seguro. Sin embargo, cuando se trata de nuestro propio dolor, a menudo perdemos la visión objetiva que teníamos al aconsejar a otros. De repente, nos convencemos de que parecer débiles para la iglesia los lastimará de alguna manera. Nos tragamos la mentira de que si las personas ven sufrir al pastor, podrían verlos como no aptos como un pastor e incapaces de dirigir la iglesia.

Por el contrario, en mi experiencia de consejería, cuando he ayudado a pastores a derribar sus muros y comunicarse abiertamente con la iglesia sobre lo que están pasando, la iglesia generalmente responde siguiendo al pastor en el acto de confesión. De hecho, he visto estallar avivamientos en iglesias frías y espiritualmente agotadas simplemente porque el pastor herido se hizo real con su gente sobre el dolor que estaba experimentando.

Confesarse es bueno para el alma. De la confesión de un pastor, su bondad del alma se derrama en su congregación en una cascada de aguas curativas, fortalecida por el reconfortante Espíritu de Dios. La vulnerabilidad y la confesión son críticas para un enfoque saludable y bíblico del duelo.

2. Tome La Oportunidad Para Seguir Un Duelo Bíblico Saludable

Me recuerda cómo Abraham, uno de los líderes más grandes de la Biblia, lidió con su propio dolor. Génesis 23:2 dice que “Sara murió en Quiriat-arba, en la tierra de Canaán. Allí Abraham hizo duelo y lloró por ella.” (NTV)

Abraham no lo guardó todo para si mismo y mantuvo su compostura. Lloró y se lamentó abiertamente por ella. No se dijo a sí mismo: "Tengo que ser fuerte por los niños y nuestros sirvientes". No dijo: "No puedo dejar que los cananeos me vean de esta manera". Abraham entendió que era un tiempo natural designado por Dios para manifestar el dolor de su luto.

En Eclesiastés 3:4, Salomón escribe que hay momentos apropiados en nuestra vida para dedicarnos al llanto y al luto.

“Un tiempo para llorar, y un tiempo para reír; un tiempo para estar de luto, y un tiempo para saltar de gusto” (NVI)

Pastor, le insto a que no ceda ante la falsa realidad que la cultura occidental ha cultivado de reprimir el dolor y continuar como si nada durante la temporada de duelo. Si lo hace, usted no podrá tener la oportunidad de guiar a su iglesia a través de lo que la biblia nos enseña acerca de compartir los momentos de quebranto en comunidad, como siempre se debería hacer.

Como ministro, sabemos que usted desea ir más allá de lo que las personas necesitan y poder ofrecer esa ayuda para brindar soluciones a sus situaciones difíciles. Dentro de nuestro programa Liderando en Tiempos de Crisis, ofrecemos un curso en video con diferentes herramientas para que los líderes y pastores del ministerio tengan una guía mientras conducen en tiempos de angustia e incertidumbre

  Curso Liderando En Tiempos de Crisis
  ADQUIERALO AQUÍ

3. Tome Un Descanso De Sus Responsabilidades Pastorales Para Sanar

Cuando Sarah murió, Abraham no envió a su sirviente a llorar en su lugar para poder seguir administrando la granja. Abraham puso su vida cotidiana en pausa para llegar al lugar de su dolor y dedicarse deliberadamente al dolor.

Pastor, los muros de la iglesia no se derrumbarán, y la gente no dejará de diezmar solo porque detenga su trabajo durante una temporada para tener un propósito en su compromiso enfocado de procesar su dolor. Cuando no lo haga, su pena y dolor no abordados se extenderán a su ministerio y relaciones. Como resultado, su capacidad de ser efectivo en su liderazgo espiritual de los demás sufrirá.

Cuanto antes decida hacer una pausa, diga "no" a la demanda de sus deberes y participe en su ciclo de duelo, antes podrá experimentar la inundación del poder sanador de Dios en su dolor. Al cuidarte a ti mismo, estás cuidando a tu iglesia. Sí, su iglesia siente lo que siente, incluso si no lo comparte con ellos. Elegir enfocarse en su proceso de duelo personal es una opción positiva que lo beneficia tanto a usted como a su comunidad.

4. "Levántese Delante De Su Muerto"

Creo que la parte más crítica del modelo bíblico de un ciclo de duelo saludable se encuentra en el entierro de Sarah por parte de Abraham en Génesis 23. Una frase importante en esta historia a menudo se pasa por alto: "Y se levantó Abraham delante de su muerta ..." (RVR1960) 

Les presento esta acción que tomó Abraham como el punto crucial en el proceso del duelo. Sin embargo, muchos cristianos han omitido hacer esto y, por lo tanto, se ha convertido en un dolor constante que debilita sus vidas.

Yo trabajé en la industria del hospicio como consejero espiritual y consejero de duelo durante más de diez años. Puedo contarles de primera mano cómo la visión occidental se opone a lo que nos enseña la biblia sobre el proceso del duelo.

La cultura occidental se aferra a la creencia de que el duelo no tiene un marco de tiempo, y que las personas pueden y deben poder llorar sin un fin intencional a la vista. Luego, en algún momento indefinido, el tiempo curará el dolor y reanudarán la vida nuevamente.

Desde mi experiencia personal y profesional, nada podría estar más lejos de la verdad. El modelo bíblico mostrado por Abraham muestra un plan de acción para cesar intencionalmente la etapa dedicada a su duelo; "levantarse" (seguir adelante) delante de nuestros "muertos": nuestras pérdidas, nuestros miedos y nuestro dolor.

Elegir "levantarse" de nuestro duelo es a menudo la parte más dolorosa del ciclo del duelo. Es apartarse de lo que causa su dolor y es dar el primer paso hacia el cierre.

5. Participar En La Tarea Final

Ahora es el momento de dar el siguiente paso: la tarea final. La tarea final es cómo los afligidos pueden poner un punto final a su duelo al escribir las últimas palabras en la página final de la historia de la persona que perdieron y cerrar ese capítulo de sus vidas.

La tarea final de Abraham es identificar un lugar para sepultar a Sarah. El eligió un campo oscuro con una cueva que le pertenecía a sus vecinos paganos. Abraham escogió ese campo por varias razones:

  1. No es un lugar al que él volvería. No la enterró en un lugar importante donde compartieron recuerdos preciosos y que reviviría cada vez que pasara por allí.
  2. Eligió un campo oscuro que le perteneciera a otras personas con él no tenía comunión para que, en sus palabras, "sepultar a mi muerta fuera de mi vista". 

Abraham sabía que tenía que hacer la difícil labor de honrar la memoria de Sarah y conservar espiritualmente su relación con Dios. Abrahan tuvo que sepultar el cuerpo de Sarah para que descansara entre los espíritus muertos de los los cananeos, para cerrar el libro sobre la vida que hicieron juntos, en sus términos y fuera de su vista.

Este acto lo ayudó a mantener su perspectiva espiritual con Dios y no permitió que su dolor nublara su visión del plan y el propósito de Dios para el resto de su vida. Siguiendo el ejemplo de Abraham, uno se une a Dios en su dolor y se separa del mundo.

6. Reúnase, Redefina y Haga Crecer Su Comunidad

Después de completar los pasos anteriores en su proceso de duelo, ahora es el momento de avanzar a su próxima temporada.

A medida que usted sigue adelante, puede esperar que su vida nunca sea la misma que antes. Sin embargo, como yo y muchos de los pastores con los que he caminado a través de este viaje podemos dar fe: la cercanía a Dios y el consuelo del Espíritu Santo que alguien puede experimentar a través de su ciclo de dolor puede llevarle a una temporada de la vida que es mejor de lo que nunca había conocido.

Abraham continuó su vida, se casó de nuevo, tuvo muchos hijos e hijas, y fue enterrado a una edad avanzada, rodeado de su comunidad engrandecida. Volver a reunirse con su comunidad, redefinir lo que significa para su vida y desarrollar sus relaciones a medida que sigue adelante, son componentes clave para experimentar la vida en abundancia que Dios tiene para usted después de experimentar una pérdida dolorosa.

Incluso podría aprovechar esta nueva temporada para considerar cumplir un nuevo sueño del ministerio, como plantar una nueva iglesia, comenzar un brazo con fines de lucro o crear un centro de desarrollo comunitario. Llámenos hoy para hablar con uno de nuestros especialistas sobre la próxima etapa de su llamado al 877-494-4655.

¡Aprenda Sobre Nuestro Servicio PlanteFIRME!

PRESIONE AQUÍ

7. Incluso El Pastor Necesita De Consejería

Nadie nace sabiendo cómo atravesar por una situación dolorosa. Es un proceso de aprendizaje para llegar a comprender cómo lidiar con nuestro dolor, ver más allá de la oscuridad de la temporada de duelo y salir del otro lado nuevamente de manera sobrenatural. 

Por esta razón, los pastores deben contar con un consejero que le ayude a ganar perspectiva a medida que sanan de su dolor y pérdida, con sabiduría y basado en principios bíblicos.

Muchos pastores me dicen cosas como "le necesitaba hace 20 años cuando comencé mi ministerio" y "desearía no haber esperado tanto tiempo para obtener este consejo para mi familia y mi iglesia".

Le recomiendo y le animo a buscar un consejero en el que pueda confiar, que pueda tomar la Palabra de Dios y permitirle que la luz de Dios le guíe, consuele su dolor y le ayude a superar su duelo. Hay una luz al final de su período de duelo, y brilla más a medida que su dolor le lleva cada vez más cerca a la presencia del Señor.

En StartCHURCH, estamos listos para ayudarle en cualquier etapa en la que usted se encuentre en el cumplimiento de su llamado dado por Dios. Llámenos hoy al 877-494-4655 para obtener más información sobre cómo podemos ayudarlo en su proyecto.

¡PROGRAME SU CITA GRATIS HOY!

Presione Aquí

No dude en comentar. Siempre apreciamos el buen diálogo. Sin embargo, moderamos cada comentario para asegurar de que esté en el tema y no sea despectivo a otros participantes. Le pedimos que mantenga sus comentarios breves y pertinentes al tema para que otros puedan beneficiarse.

Bendiciones,
Raul Rivera


Y reciba gratis el libro electrónico 10 Pasos Estratégicos para Plantar una Iglesia