Dos Plantaciones de Iglesias, Dos Resultados Diferentes

Escrito por Nathan Camp el 03 Aug, 2021 sobre Ayuda Pastoral

He plantado dos iglesias en mi vida. Una vez tuve éxito, y la iglesia ha continuado floreciendo mucho más allá de mi tiempo como plantador y pastor. La otra iglesia cerró a los tres años de su lanzamiento. Me han preguntado muchas veces qué contribuyó a los dos resultados diferentes de esas nuevas iglesias, y yo mismo lo he pensado mucho.

Hoy compartiré con ustedes tres de los principales factores para el éxito de la plantación de iglesias, junto con lo que no se debe hacer.

Permítanme comenzar con dos aclaraciones:

1. Fui el pastor / plantador de ambas iglesias. Tenía la misma pasión por Jesús y perdí miembros en ambas. Mantuve las mismas creencias teológicas para ambas, y ambas tenían el mismo aspecto y ambiente. Los puntos de anclaje se mantuvieron firmes en ambas iglesias. Ese es un punto esencial de claridad, ya que generalmente las personas comienzan con estas áreas al tratar de identificar el éxito o el fracaso de la plantación de iglesias.

2. Cuando digo "éxito o fracaso", me refiero estrictamente a que la organización misma alcance la auto- sostenibilidad. Ambas iglesias tuvieron éxito en el hecho de que seguimos al Señor, la gente encontró la salvación en Cristo y el fruto todavía está naciendo años después.

Realizando una investigación profunda, los contribuyentes más importantes al éxito de mi segunda plantación de iglesias se reducen a un tema principal: la comunidad pastoral.

No Plante Su Iglesia Solo

Si pudiera dar un consejo a cualquier futuro plantador de iglesias sobre cómo tener una plantación de iglesias exitosa, diría inmediatamente: NO PLANTE SOLO. Tantos pastores y plantadores de iglesias están viviendo en el vacío. Lideran solos, aprenden solos y tratan de construir solos. Por experiencia personal, puedo decir que esto rara vez funciona. A menudo, el peso, la presión y la complejidad de la plantación de una iglesia hoy en día simplemente no pueden ser dirigidos por sí solos.

Lo sé porque esa fue mi historia. La gran diferencia entre mi primera iglesia y mi segunda iglesia fue el contexto comunitario en el que viví como plantador. De hecho, puedo ver tres áreas principales de comunidad en mi segunda iglesia que cambiaron por completo mi experiencia.

3 Principales Factores para el Éxito de la Plantación de Iglesias

A. Era Local

La primera iglesia fue a 500 millas de la iglesia que me envió, de mi familia y de mi hogar. Me había lanzado a otro estado con un pequeño grupo de personas y traté de lanzarme en paracaídas a una nueva comunidad. Fue extremadamente solitario.

Sin embargo, mi segunda plantación de iglesia fue en mi propia comunidad, alrededor de personas y lugares que conocía y amaba. Yo era un plantador familiarizado con el espíritu de nuestra ciudad y muy consciente de quién era nuestra ciudad, cómo funcionaba y cómo pensaba nuestra comunidad. No puedo enfatizar lo suficiente lo importante que es plantar en un lugar que ama. Necesita amar las calles, las áreas, la gente, la ciudad y el ambiente. Porque es de este lugar que recibirás una gran fuerza en los días en que el ministerio le dé ganas de renunciar. Todo plantador debe amar el lugar donde vive.

B. Estaba Conectado

Mi primera iglesia se plantó principalmente en el vacío, fragmentando un plan para comenzar nuestra iglesia a partir de varias fuentes en Internet. A menudo, dijimos que incluso estábamos "construyendo sin planos”.

Sin embargo, mi segunda iglesia fue completamente diferente. Incluso antes de lanzarnos, me uní a un grupo de iglesias relacionadas con una visión similar a la mía que me equipó, me animó y me dió poder para ver que lo que había en mi corazón se hacía realidad. Estas damas y caballeros nos acompañaron y aceleraron nuestra capacidad de lanzamiento de una manera que tuvo impulso. Fue la conexión lo que nos mantuvo optimistas en los duros días de la plantación. Nunca me sentí solo. Siempre me sentí parte de algo más grande que yo. Incluso antes de nuestro primer servicio, recibía mensajes de texto y llamadas varias veces por semana de otros plantadores de ese movimiento que estaban detrás de mí, animándome y enseñándome a plantar. Todo plantador debe vivir la vida con los demás.

C. Fui Entrenado

Una historia que pocas personas conocen es que mi segunda iglesia casi no sucedió. Aquí hay una verdad brutal: nadie cierra una iglesia que plantaron y se sienten bien consigo mismos. Años después de cerrar mi primera iglesia, tuve que superar la culpa y la sensación de fracaso. (Para mayor claridad, no sucedió nada inmoral en la primera iglesia; simplemente la construimos solos, sin un plan real y la recesión económica finalmente acabó con nosotros).

Sin embargo, el sueño de plantar otra iglesia comenzó a agitarse en mi corazón. Al principio, ni siquiera le dije nada a nadie. Me lo guardé para mí, casi temiendo que si se lo contaba a alguien, instantáneamente se reirían de mí. Sin embargo, una noche en un evento en Orlando, Florida, conocí a Shawn Lovejoy. Él estaba pastoreando una gran iglesia en el norte de Georgia, y me encontré conversando con él sobre el ministerio. Shawn era accesible y me sentía seguro, así que en un acto de fe, le dije que todavía me sentía llamado a pastorear y plantar iglesias, incluso a pesar del resultado de nuestra primera plantación. Estaba nervioso por lo que podría decir. Pero, de inmediato, me miró y dijo:

"¡Solo necesitas que alguien crea en ti, y yo lo hago!"

Esa fue la chispa que necesitaba. Alguien creyó en mí. Alguien pudo ver más allá de mi última iglesia para ver la próxima iglesia que Dios ya había puesto en mi corazón.

Llamé a mi esposa y le conté lo que Shawn había dicho, y algo en mí comenzó a cobrar vida con la visión. Comencé a leer los libros de Shawn y él comenzó a darme un poco de entrenamiento. Incluso comencé a asistir a su iglesia para aprender de ellos. Mi fe, confianza y claridad sobre el tipo de iglesia que quería comenzaron a crecer. He descubierto que tener las voces adecuadas en su vida a menudo hacen o rompen la realidad al plantar una iglesia. Si puedes conseguir voces a tu alrededor que tengan fe y coraje en ellas, que crean en ti y en el llamado de Dios en tu vida, entonces estás preparado para poder correr duro y lejos a ese llamado. Cuando esa persona puede funcionar en la oficina de un entrenador pastoral, ese impacto es exponencial.

Todo Plantador Necesita un Entrenador

He mantenido una relación con el Pastor Shawn a lo largo de los años y me encantó cuando lo vi iniciar la Red de Coaching de Pastores Valientes (Courage Pastors Coaching Network). Esta red está haciendo por tantos plantadores y pastores lo que Shawn hizo por mí: hablar de la vida y la estrategia en los corazones de los plantadores y pastores y ayudarlos a iniciar, dirigir y hacer crecer sus iglesias.

Y ahora, estoy aún más emocionado de compartir con ustedes que StartCHURCH y Pastores Valientes se han asociado para ofrecer un gran entrenamiento a todos los plantadores de iglesias a los que StartCHURCH tiene el privilegio de servir. Estamos emocionados de ofrecer ahora fantásticos paquetes de entrenamiento que son económicamente accesibles para todos los plantadores. Puede obtener más información al respecto aquí:

https://www.startchurch.com/courageous-pastors

Hay tantos plantadores y pastores que tienen una verdadera visión y un llamado de Dios para hacer algo por Su reino, que creo que están a solo una o dos voces correctas en sus vidas para ver esa visión cumplirse. Quiero animar a cada plantador o pastor: ¡consiga un entrenador! Busque y encuentre a esas personas que puedan hablarle de vida, coraje, visión y estrategia y observe lo que Dios hace en ese tipo de entorno.

Todo plantador necesita un entrenador. Y, por supuesto, no puedo pensar en un mejor lugar para comenzar la búsqueda de un entrenador que con Shawn y Pastores Valientes.

No dude en comentar. Siempre apreciamos el buen diálogo. Sin embargo, moderamos cada comentario para asegurar de que esté en el tema y no sea despectivo a otros participantes. Le pedimos que mantenga sus comentarios breves y pertinentes al tema para que otros puedan beneficiarse.

Bendiciones,
Raul Rivera


Y reciba gratis el libro electrónico 10 Pasos Estratégicos para Plantar una Iglesia